1. Organizar procesos electorales confiables y equitativos.

2. Promover la construcción de una ciudadanía activa e informada.

3. Promover la transparencia y rendición de cuentas.

4. Fomentar la comunicación efectiva y confianza ciudadana.

5. Desarrollar e implementar tecnología innovadora para el desarrollo de los procesos y sistemas electorales.

6. Fortalecer la igualdad de género, desarrollar el capital humano y su sentido de pertenencia al Instituto.